“Aura” (Carlos Fuentes)

 La obra “Aura”

 La obra Aura se enfoca a la historía y la vida mexicana, también. Es una novela corta de 62 páginas que se subdividen en 5 capítulos diferentes. Fue publicada en México en 1962 por primera vez y es considerada como una de las más importantes de este novelista y una de las mejores de la narrativa mexicana del siglo XX.

 

La historia está situada en el año 1961 en la Ciudad de México.

El libro nos cuenta como un joven historiador que, atraído por un anuncio, llega a una antigua y misteriosa casa en el viejo centro de la ciudad. Felipe Montero es requerido para organizar y rescribir las memorias de un coronel francés que luchó en México. Consuelo, la viuda del coronel, y Aura, su sobrina, viven en esa casa. Aunque Felipe tiene algunas dudas, se impresiona con la belleza de la sobrina y decide quedarse. Empiezan a pasar cosas extrañas en la desgastada y oscura casa y a causa de su ansia sexual, Felipe pierde inicialmente el control sobre varias situaciones y al final sobre su propia vida. Una ansia, provocada por dos mujeres, quienes son solamente una persona en realidad.

“Aura” es una novela quimérica y mágica cuyo contenido tiene lugar en un ambiente completamente misterioso y siniestro. Un ambiente que se traduce sobre todo en el estilo e el lenguaje de Carlos Fuentes. Primero, tenemos por ejemplo el lugar principal, la casa de la señora Consuelo, que parece casi un poco como una casa de brujas en un cuento de hadas. La casa está en una parte de la ciudad casi inhabitada y el interior casi parece asi, también. Se huele un fuerte olor de humedad y hay plantas putrefactas por todas partes. Además, está siempre oscura, solamente iluminada por algunas velas y les pasan muchas cosas extrañas, también. Hay gatos que están maullando y quemando, pero que no extisten y hay un jardín que aparentemente no existe, por lo menos lo dice señora Consuelo.

Adicionalmente, tenemos las dos señoras, sus comportamientos y sus presencias en general que aportan al ambiente misterioso, también. Ambas son muy calladas y cuando hablan, hablan poco y en una manera sibilina. Adémas, mueven siempre en la misma manera como si una dependería de la otra, como si se imitaran: “Te repites que siempre, cuando están juntas, hacen exactamente lo mismo: se abrazan, sonríen, comen, hablan, entran, salen, al mismo tiempo, como si una imitara a la otra, como si de la voluntad de una depiendese la existencia de la otra.”[1]

Exactamente en una situación así se encuentra Felipe Montero, se encuentra el lector. Allí te encuentras tú mismo, porque Fuentes narra en la segunda persona singular, pues, esto quiere decir que quien narra los hechos lo hace “hablando” en una manera con el lector, como si el lector, entonces como si tú, fueras la persona que tiene que actuar en la situación que Fuentes describe: “Lees ese anuncio. […]Lees y relees el aviso. Parece dirigido a ti, a nadie más.” [2] Fuentes te envuelve en la historía. Tu eres Felipe Montero, tienes que actuar, pero puedes solamente reaccionar. En esto, el autor utiliza frecuentemente la forma del futuro – las situaciones ocurrirán, pasarán en el porvenir, todavía.

A pesar de que esta obra es meramente una novela corta de nada más que 62 páginas, es bastante difícil de entender, porque la relación de las dos mujeres, su dependencia y unidad se muestra solamente a lo largo de la obra y deja al lector con la duda hasta el fin. Fuentes crea espacio para interpretar. Tal vez demasiado espacio, así se puede encontrar muchos indicios y conexiones, pero sin embargo ningunas obvias explicaciones para lo que pasa. De este modo, el lector sabe entender numerosas conexiones no antes de dedicarse al libro en una manera más intensiva – y aun cuando se lo dedica en una manera más detallada, parece difícil a llenar este espacio, todavía. 

El contexto de esta obra es México en las sesenta, un tiempo de frustración porque la nación estaba muy débil. De este contexto viene esta obra en la que una señora intenta de manternerse joven y busca su suerte en su pasado en lugar de mirar adelante. Tal vez, esa obra avisa a la gente mexicana no tratar de solucionar los problemas actuales en busca tiempos buenos en el pasado, como la señora Consuelo lo hizo.

Pero los sesentas no eran solamente un tiempo de la debilidad, sino un tiempo en que las mujeres empezaron de reivindicar más derechos. Empezaron luchar por derechos sociales y políticos y la igualdad del sexo. Y entonces, en ese tiempo viene esta obra en la que el protagonista pierde el control sobre varias situaciónes y al fin sobre su propia vida, también. Y eso se pasa a causa de su ansia sexual o bien a causa de una o bien dos mujeres.

En el ensayo “Aura”, Fuentes escribe el siguiente:

“Aura y Consuelo son una persona y ellas arrebatan el secreto del ansia al corazón de Felipe. El hombre es la persona frustrada aqui. Eso, ya es una vuelta contra el machísmo.”[3] Entonces, se puede decir que esta obra puede ser una obra contra el machísmo, tambien.

En resumen se puede decir que aunque la obra y su contenido son un poco confuso y difícil de entender al principio, es absolutamente interesante y recomendable a leer. Aunque es una novela tan corta, se podría encontrar y hablar sobre mucho más aspectos y puntos que serían interesante de analizar.


[1] Carlos Fuentes, „Aura“. Página 52

[2] Carlos Fuentes, „Aura“. Página 11

[3] Carlos Fuentes, „Aura“. Página 84

Una respuesta a ““Aura” (Carlos Fuentes)

  1. Pingback: Expectativas por Coloquio Internacional de Literatura Fantástica > Poemas del Alma